Historia

Tango

:: HISTORIA

El tango es un estilo de música y baile rioplatense con un compás de dos por cuatro. La sensualidad de su coreografía de parejas entrelzadas nos remiten a que el tango nació en las casas de tolerancia o prostíbulos de los suburbios de Buenos Aires allá por el año 1880. Se bailaba totalmente abrazados, cara con cara, por lo cual era muy mal visto por la sociedad de fines del siglo XIX, generalmente lo hacían con las chicas del lupanar en donde se bailaba que eran cabarés de lujo o las llamadas milongas que organizaban en clubes barriales. El tango tradicionalmente es ejecutado por una orquesta típica que frecuentemente incluye violín, piano, guitarra, contrabajo y bandoneón. El tango posee un lenguaje particular llamado lunfardo y hasta una filosofía que identifica a la gente del tango, el primero con autor conocido es ¨El Entrerriano¨ de Rosendo Mendizábal estrenado en 1896 e impreso en 1898. Primero comenzó tímidamente a bailarse en locales nocturnos de la ciudad y velozmente pasó a salones más populares. En la segunda década del siglo XX comenzó a introducirse en las casas de familia donde perdió la acrobacia típica de los primeros tiempos, los movimientos se volvieron más elegantes. Los buenos bailarines eran ampliamente festejados en sus milongas y sus nombres trascendían los límites de sus milongas en el llamado ambiente del tango.

La del cuarenta fue la época dorada del tango. Ya se interpretaba en locales nocturnos de lujo en cuyos ambiente inspiraba a los letristas del género.

Las Grandes orquestas como la de Osvaldo Pugliese, Carlos Di Sarli, Horacio Salgán salían los fines de semana de gira, que incluía cabarés del centro y clubes de barrio. En esa época exitosa de la industria discográfica aparecieron letristas de vuelo como Santos Discépolo con su filosa crítica social, Homero Manzi, Enrique Cadícamo, Cátulo Castillo. Los cantantes de la época fueron ¨El Polaco¨ Roberto Goyeneche, Angel Vargas y Edmundo Rivero.

A partir de los 50 nace un tango de vanguardia, encabezada por Astor Piazzolla que influido por Igor Stravinsky y Béla Bartok, introduce armonías disonantes y bases rítmicas intensas y nerviosas que fueron ferozmente criticados por los cultores tradicionalistas del género. El tango se extendió a los clubes nocturnos de Paris, Nueva Cork y Colombia convirtiéndose en un gusto snob de las clases altas.

En los años 60 se dejó de bailar en Buenos Aires, solo sobrevivieron algunas milongas, sin embargo en los 90 volvió con más auge, sobre todo practicado por jóvenes y volvieron a renacer las milongas. Hoy el tango se fusiona con jazz, rock y música electrónica con referentes tales como Bajofondo Tango Club, Tanghetto o Gotan Project; y también se toca en su forma clásica como a finales del siglo XIX.

EL BAILE

La original representación de esta danza exhibe al macho dominante ante la sumisión de su hembra, que sigue los ordenes y las embellece. El hombre es él que conduce y la mujer es la que seduce. Durante todo el baile la mujer tiene una posición dependiente del hombre que dice cuando, dónde y con qué velocidad se generan los movimientos. Es necesaria una fluida comunicación entre los bailarines. El hombre conduce pero la mujer no es una marioneta.

Hoy existen el tango de escenario y el de salón. Este último es el que bailan los tangueros no profesionales. En buenos Aires se realiza anualmente un torneo internacional de tango que se divide en estas dos categorías. Una de las parejas más reconocidas fueron Juan Carlos Copes y Maria Nieves. Y de los bailarines que más trascendieron destacamos de Benito Bianquet (llamado ¨El Cachafaz¨) y Jorge Orcaizaguirre (llamado ¨Virulazo¨).

El baile de escenario es coreográfico, las figuras obedecen a un fin ensayado previamente, es bailado por profesionales. En cambio en el otro los movimientos son las improvisación de los bailarines tratando de seducirse.

LA MILONGA

Lugar en el que se baila tango y/o milonga, muchas veces son clubes barriales. El repertorio consiste esencialmente en tangos milongas y valses criollos que se tocan de a tandas de tres o cuatro separados por cortinas musicales.

Hombres y mujeres se sientan en mesas separadas alrededor de la pista de baile hasta que los hombres comienzan sacar a bailar a las damas. La forma tradicional de hacerlo es que el hombre desde cierta distancia ¨cabecea¨ a la elegida, es decir la hece una mágica señal casi imperceptible girando una sola vez la cabeza hacia el hombro correspondiente la lado en donde se encuentra las pista, la mujer puede aceptar tambien con un gesto con la cabeza o bien mirar para otro lado rechazando la invitación del desdichado. Esto evita que el hombre, en caso de ser rechazado, sufra el infortunio en la mesa de la dama.

Al fin del baile el hombre acompaña a la mujer a su mesa y él vuelve a la suya. Se considera un agravio no terminar un tanda con la pareja, ahí radica la importancia de la cortina musical.

 Historia del tango
 El Baile
 La Milonga

UNO

Tango – 1943

Música: Mariano Mores

Letra: Enrique Santos Discépolo

EL DIA QUE ME QUIERAS

Tango-Canción – 1935

Música: Carlos Gardel

Letra: Alfredo Le Pera

CAMBALACHE

Tango – 1934

Letra y Música: Enrique Santos Discépolo

Uno busca lleno de esperanzasel camino que los sueñosprometieron a sus ansias.

Sabe que la lucha es cruel

y es mucha pero lucha y se desangra

por la fe que lo empecina…

Uno va arrastrándose entre espinas

y en su afán de dar su amor,

sufre y se destroza hasta entender

que uno se ha quedao sin corazón…

Precio de castigo que uno entrega

por un beso que no llega

a un amor que lo engañó…

¡Vacío ya de amar y de llorar

tanta traición!Si yo tuviera el corazón…

(El corazón que di…)

Si yo pudiera como ayer

querer sin presentir…

Es posible que a tus ojos

que me gritan tu cariño

los cerrara con mis besos…

Sin pensar que eran como esos

otros ojos, los perversos,

los que hundieron mi vivir.

Si yo tuviera el corazón…

(El mismo que perdí…)

Si olvidara a la que ayer

lo destrozó y… pudiera amarte..

me abrazaría a tu ilusión

para llorar tu amor…

Pero, Dios te trajo a mi destino

sin pensar que ya es muy tarde

y no sabré cómo quererte…

Déjame que llore

como aquel sufre en vida

la tortura de llorar su propia muerte…

Pura como sos, habrías salvado

mi esperanza con tu amor…

Uno está tan solo en su dolor…

Uno está tan ciego en su penar….

Pero un frío cruel

que es peor que el odio

-punto muerto de las almas,

tumba horrenda de mi amor-

maldijo para siempre y me robó…

toda ilusión…

 

Acaricia mi ensueñoel suave murmullo de tu suspirar,¡como ríe la vida

si tus ojos negros me quieren mirar!

Y si es mío el amparo

de tu risa leve que es como un cantar,

ella aquieta mi herida,

¡todo, todo se olvida..!El día que me quieras

la rosas que engalana

se vestirá de fiesta

con su mejor color.

Al viento las campanas

dirán que ya eres mía

y locas las fontanas

me contarán tu amor.

La noche que me quieras

desde el azul del cielo,

las estrellas celosas

nos mirarán pasar

y un rayo misterioso

hará nido en tu pelo,

luciérnaga curiosa

que verá…¡que eres mi consuelo..!

Recitado:

El día que me quieras

no habrá más que armonías,

será clara la aurora

y alegre el manantial.

Traerá quieta la brisa

rumor de melodías

y nos darán las fuentes

su canto de cristal.

El día que me quieras

endulzará sus cuerdas

el pájaro cantor,

florecerá la vida,

no existirá el dolor…

La noche que me quieras

desde el azul del cielo,

las estrellas celosas

nos mirarán pasar

y un rayo misterioso

hará nido en tu pelo,

luciérnaga curiosa

que verá… ¡que eres mi consuelo!

 

Que el mundo fue y será una porqueríaya lo sé…(¡En el quinientos seis

y en el dos mil también!).

Que siempre ha habido chorros,

maquiavelos y estafaos,

contentos y amargaos,

valores y dublé…

Pero que el siglo veinte

es un despliegue

de maldá insolente,

ya no hay quien lo niegue.

Vivimos revolcaos

en un merengue

y en un mismo lodo

todos manoseaos…¡Hoy resulta que es lo mismo

ser derecho que traidor!…

¡Ignorante, sabio o chorro,

generoso o estafador!

¡Todo es igual!

¡Nada es mejor!

¡Lo mismo un burro

que un gran profesor!

No hay aplazaos

ni escalafón,

los inmorales

nos han igualao.

Si uno vive en la impostura

y otro roba en su ambición,

¡da lo mismo que sea cura,

colchonero, rey de bastos,

caradura o polizón!…

¡Qué falta de respeto, qué atropello

a la razón!

¡Cualquiera es un señor!

¡Cualquiera es un ladrón!

Mezclao con Stavisky va Don Bosco

y “La Mignón”,

Don Chicho y Napoleón,

Carnera y San Martín…

Igual que en la vidriera irrespetuosa

de los cambalaches

se ha mezclao la vida,

y herida por un sable sin remaches

ves llorar la Biblia

contra un calefón…

¡Siglo veinte, cambalache

problemático y febril!…

El que no llora no mama

y el que no afana es un gil!

¡Dale nomás!

¡Dale que va!

¡Que allá en el horno

nos vamo a encontrar!

¡No pienses más,

sentate a un lao,

que a nadie importa

si naciste honrao!

Es lo mismo el que labura

noche y día como un buey,

que el que vive de los otros,

que el que mata, que el que cura

o está fuera de la ley…